/Dos tiempos, dos miradas: Mujeres del Sur
Mujeres del Sur, por Libia Planas (Comp.), 2008. ©Archivo Fotografía Urbana

Dos tiempos, dos miradas: Mujeres del Sur

Por Elizabeth Marín Hernández

En la entrega #53 de la serie “Apuntes sobre el fotolibro” compartimos el texto de la profesora Elizabeth Marín Hernandez sobre Mujeres del Sur. El fotolibro es una compilación de Libia Planas Pino, con fotografías de Alejandro González y Gerard Uzcátegui, y con textos de Planas Pino, José Ramón Villalobos, Adriana Heras y Hermas Vargas. Fue publicado en 2008 por el Centro de Conservación Documental de Los Pueblos del Sur del Estado Mérida.

Las imágenes fotográficas funcionan como espacio de señalización de algo que estuvo en algún momento, en algún lugar, y más cuando éstas establecen las miradas hacia otros(as), hacia sujetos que son capturados en sus hábitats con la intención de detenerlos en tiempos y espacios de existencia, pero en la necesidad de este contener la vida de los otro(as), cómo podríamos establecer sus significaciones y la inevitable formación de la
discontinuidad de las imágenes producidas.

Imágenes que pretenden hablarnos de temporalidades diferidas, de lugares de significancias otras, de prácticas sociales, de ubicación y de funciones de género atadas a geografías lejanas, rurales, en las que los roles de las experiencias son definidos a partir de la mirada del aquel que los aborda, que los observa, con la intención de dejarnos acceder “(…) a gestos, comportamientos, indumentarias, aderezos, entre otros rasgos que aluden a los valores que circulan en el tiempo histórico y la trama social”(1) en las que las mismas han sido realizadas, pues, en ellas se unen una multiplicidad de lecturas, de duraciones y de transformaciones socioculturales.

Las capturas fotográficas unidas a la posterior producción de las imágenes, delimitan a aquello que ha sido mirado, detenido o capturado, y que se manifiesta en tanto a la formación de sujetos mirados en su cultura, en su cotidianidad, y más aún cuando son tomados como la hilatura de una historia, ejecutada por dos miradas diferentes, en tiempos distanciados, que con posturas distintas, deslindan a las experiencias de los sujetos, tal como se expresa en las dos miradas vaciadas y concretadas en su discontinuidad en el fotolibro Mujeres del Sur (2).

Mujeres del Sur, por Libia Planas (Comp.), 2008. ©Archivo Fotografía Urbana

Mujeres del Sur contiene en sus páginas dos posturas visuales, próximas y lejanas, unidas mediante la captura fotográfica de dos visiones que se centraron en un mismo espacio geográfico, los Pueblos del Sur del Estado Mérida y en una misma temática, las mujeres de esas poblaciones. La primera mirada, la inicial del proyecto, del arquitecto y fotógrafo Alejandro González (Mérida, 1946-) quien crea un centro documental en el pueblo de El Molino, en los Pueblos del Sur, donde comienza las tomas de las habitantes de estas localidades, sus costumbres, quehaceres y existencias, en series en blanco y negro, durante las décadas de 1980-1990, del pasado siglo, y la otra, la segunda mirada, la del fotógrafo Gerard Uzcátegui (Mérida, 1985-) invitado a continuar con el proyecto fotográfico y editorial entre los años 2005-2007, quien actualizará las presencias de estas mujeres, de sus nuevos roles, en la utilización de un denso cromatismo y el uso del medio digital.

“Sueños”. Fotografía a la derecha: El Playón, 1984. Alejandro González, Mujeres del Sur (2008) ©Archivo Fotografía Urbana
“Sueños”. Fotografía La Rosalera, 2007. Gerard Uzcátegui, Mujeres del Sur (2008) ©Archivo Fotografía Urbana

La importancia de la propuesta de Mujeres del Sur, como fotolibro, no solo se encuentra en la acción de documentar la vida de las mujeres que habitan estas poblaciones, en su cotidianidad, o en la profundidad de sus evocadoras miradas. Estas mujeres abren a nuestra visualidad, y consciencia, dos temporalidades disimiles, junto a sus consecuentes modificaciones sobre las subjetividades femeninas captadas, pues por medio de ellas se expande nuestra percepción en la interioridad de tiempos históricos discontinuos, construidos dentro de dos posibilidades de elaboración de las imágenes que se nos presentan, que constituyen en sí mismas el soporte de un cúmulo de narraciones sobre las otras, sobre las mujeres que pertenecientes a otras geografías y otras tramas culturales ofrecen su evidencia al lente y a la captura fotográfica como medio de expresión.

Mujeres del Sur, por Libia Planas (Comp.), 2008. ©Archivo Fotografía Urbana

Mujeres que son vistas a dos tiempos en medio de dos definiciones distintas de los deseos o expectativas de las Mujeres del Sur como proyecto de imagen que soterradamente trasciende lo puramente documental al hacer emerger dos miradas: una la de Alejandro González, quien detiene a estas presencias femeninas en la ausencia cromática, con la que determina un flujo del tiempo. Un tiempo del atrás, de lo bucólico, que remarca la esencia de lo imperturbable de las Mujeres del Sur atadas a un lugar en el que las fotografías juegan el papel “(…) del pasado, no obstante, en ellas un instante del pasado queda detenido de tal modo que, a diferencia de un pasado vivido, no puede conducir nunca al presente” (3), ya que el presente estas mujeres ha sido transformado ante nuevas experiencias, capaces de alterar los cosmos iniciales de estas intrincadas geografías del Estado Mérida.

Pueblos del Sur, lejanos, de difícil acceso, de pureza rural. Pueblos en los que estas mujeres han desarrollado sus existencias. Existencias vistas dentro del deseo de lo puro, de lo inicial, de lo ensoñado, por aquel que no pertenece a esos lugares, que posee la licencia para recrearlos desde una visión capacitada o autorizada de atrapar aquello que evoca, y que continúa en un segundo tiempo del fotolibro, ya no tan apacible, ni rural, ni poetizado, marcado por la mirada de Gerard Uzcátegui quien sitúa a la discontinuidad de lo capturado de la trazas culturales e históricas de las Mujeres del Sur dentro de la actualización del tiempo de las existencias y de sus profundas transformaciones.

Tiempo en el que sus imágenes cumplen con la emisión de tres mensajes: uno relativo a lo fotografiado, a la mujer del sur en su actualidad ya pasada, otro al golpe de la discontinuidad entre el instante capturado y su puesta a la visión, y por último la transformación de la vida de estas mujeres que ahora se encuentran unidas por los leves hilos de historias comunes.

“Domingo”. El Molino, 2007: Gerard Uzcátegui, Mujeres del Sur (2008) ©Archivo Fotografía Urbana

Las Mujeres del Sur enfrentan en sus páginas pasados y presentes, igualmente convertidos en pasados, a través de secciones marcadas y definidas a partir de unidades temáticas como: La Casa Grande, Descendencia, Sueños y Domingo. Unidades que funcionan como continuidades de temporalidades disimiles y contrapuestas, ya que la misma elaboración de las imágenes, por ambos fotógrafos, difieren en su tratamiento, en los sujetos y los lugares, para con ello abrir paso a otro sistema de evidencia en el que se hace patente la transformación del hábitat femenino a partir de la puesta en marcha de consciencias fotográficas disimiles.

Mujeres del Sur, por Libia Planas (Comp.), 2008. ©Archivo Fotografía Urbana

Mujeres del Sur muestra dos épocas, tanto de las fotografiadas como las de los ojos que las captan en imágenes que oponen cromatismos, que congelan movimientos y escenas en “(…) etapas de blanco y negro y en momentos de color, fija trozos de las historias sencillas y cotidianas de las habitantes de esas pequeñas poblaciones (…) El lente de los fotógrafos se detiene en detalles”(4) que nos hablan desde distintas perspectivas, en las que pueden contextualizarse una diversidad de problemáticas sobre las posiciones de género en las comunidades rurales de los Andes venezolanos pero al mismo tiempo nos hablan del cómo poetizamos y ensoñamos a los otros(as).

 

Notas:

(1) Navarrete, José Antonio: “Pequeña teoría del retrato fotográfico”, en: Rostros y miradas. Conferencias sobre el autorretrato en Venezuela, Caracas, Fundación Empresas Polar, 2007, p. 18

(2) Mujeres del Sur fue publicado por el Centro de Conservación Documental de Los Pueblos del Sur del Estado Mérida en el año 2008, bajo la compilación de Libia Planas y con textos de: José Ramón Villalobos,
Adriana Heras, Hermas Vargas y Libia Planas.

(3) Berger, John: Otra manera de contar. Murcia, Mestizo, 1998, p.86.

(4) Lozada, Carolina: “Mujeres del Sur”, en: 500ejemplares, https://500ejemplares.wordpress.com/2008/09/24/mujeres-del-sur/, 24 de septiembre de 2008 (Consultado: 10/04/2019), en línea.

 

Lea también el post en Prodavinci.