/Un fotograma del cine mudo

Un fotograma del cine mudo

Por Igor Barreto

Esta postal podría ser un fotograma del cine mudo. El único escollo de esta afirmación sería la presencia del color; aunque durante los años veinte en lo albores del cine sonoro se produjeron películas con escenas artificialmente coloridas: Los diez mandamientos de Cecil B. DeMille, o El Fantasma de la Opera de Julián Rupert. Pienso en la perspectiva frontal de esta imagen, rasgo que también recuerda al cine mudo; y aunque no hay sonido de todas maneras lo sonoro queda enunciado en la acción de los entusiastas bañistas. Al sostener esta postal entre las manos y compartir el mismo lugar donde ella se encuentra, me provoca una cierta «implicación»: veo la postal y la visito, y ella esta frente a mi y me visita; se modifican nuestras vidas al mirarnos. Yo la invado y ella me invade, algo como esto sería la dinámica habitual de encontrarse en el flujo y el reflujo paracrónico de este presente.

 

Lea el post también en Prodavinci.