/Fina Gómez

Fina Gómez

Maracay, Venezuela 1920 – Valle de Arán, Lérida, España 1997

Fina Gómez fue una fotógrafa del siglo XX que destacó por su trabajo fotográfico principalmente en Francia y Venezuela. Nieta del General Juan Vicente Gómez nació en la ciudad de Maracay, Estado Aragua y manifestó desde temprana edad su afición por las artes. A finales de la década de 1930 viaja a Nueva York para aprender y conocer sobre variadas técnicas fotográficas, dando inicio a sus primeros trabajos. Tras el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, se establece en Caracas, lugar donde produce de manera independiente sus propios revelados y copiados bajo la tutela de Guillermo Zuluaga. Al poco tiempo instala también su taller de fotografía en París y en el año 1954 publica el libro: Fotografías, donde estudia la vida de niños trabajadores de Francia y Venezuela.

A lo largo de su trayectoria, abarcó distintas áreas de la fotografía profundizando en el estudio de las formas antropomórficas, los paisajes, los objetos y la simbología del espacio externo, metáforas espaciales donde el claroscuro, las texturas y el movimiento marcaron de un modo muy singular la mayoría de sus trabajos.

Dentro de su obra también destacan importantes publicaciones pioneras del fotolibro como: Las Piedras, con poemas de Seghers, París, 1958; 0 grados, con textos de la poeta Ida Gramcko, 1964; y Diálogo también en colaboración con Seghers en el año 1965, entre otras. El Museo de Arte Contemporáneo y la Universidad de São Paulo, incluyen el trabajo de Fina Gómez en el libro: 40 años de fotografía artística en Venezuela, 1987 y El hecho fotográfico en Venezuela, 1998, logrando con ello el reconocimiento de su obra.

El Archivo Fotografía Urbana, conserva actualmente varias de sus imágenes las cuales son parte vital de su acervo. Gómez, es la única mujer venezolana de nacimiento que ha logrado ser Premio Nacional de Fotografía en nuestro país, galardón que le fue otorgado en el año 1992.

“Fina Gómez es una pionera de la fotografía. Su carrera comenzó a muy temprana edad en territorialidades cruzadas por el desconcierto pero asumidas con una pasión por la representación que la convirtió en una autodidacta inusual. Viajes, exilios, regresos, mundos alterados se aferraron a su percepción. Ella los tradujo, reconstruyendo desde distintas matrices las marcas de la vida y la muerte, dilatadas mediante una visión encandilada del mundo como terruño.”

González, Lorena. (2015, Marzo 25). Solo una. En Papel Literario, en El Nacional. 20 de julio de 2016

Serie El barco encallado, 1964 / Fotografía de Fina Gómez ©ArchivoFotografíaUrbana
Serie El barco encallado, 1964 / Fotografía de Fina Gómez ©ArchivoFotografíaUrbana
Serie El barco encallado, 1964 / Fotografía de Fina Gómez ©ArchivoFotografíaUrbana
Serie El barco encallado, 1964 / Fotografía de Fina Gómez ©ArchivoFotografíaUrbana
Serie El barco encallado, 1964 / Fotografía de Fina Gómez ©ArchivoFotografíaUrbana