/Alciro Ferrebús

Alciro Ferrebús

Maracaibo, 22 de noviembre de 1899 –

 

El fotógrafo y cineasta de origen zuliano fue reconocido como uno de los pioneros en la implementación del cine en la publicidad, especialmente en la propaganda gubernamental. Su registro iconográfico es uno de los más importantes que se tiene sobre la ciudad de Maracaibo en las tres primeras décadas del siglo XX.

Su trabajo, que puede datarse incluso hasta finales de la década de 1940, muestra la llegada de la modernidad al estado zuliano. Estuvo muy involucrado en la actividad gubernamental que en esa época prestaba enorme atención al registro del “progreso” y a la promoción turística. Fue inspector de espectáculos públicos en 1926 e inspector de los molinos de viento instalados en la Guajira por el Ejecutivo Federal en 1939. Estuvo involucrado en varios medios locales y en 1921 se encargó de la administración del periódico Maracaibo. En 1928 produjo el Semanario Cinematográfico de Maracaibo que funcionaba como noticiario documental de la ciudad. También se conoce de él que fue editor de la Guía de Turismo que se produjo en Caracas con información de los principales estados del país, aunque se desconoce su fecha de publicación.

Pionero en el cine nacional. Realizó en 1926 el que se considera como el primer documental de Venezuela, Una Visita al Central Venezuela con una duración de 45 minutos, que se estrenó en Caracas en el Cine Ayacucho como una de las primeras películas de propaganda con alta calidad técnica y dedicada a un único tema con un enfoque de producción distinto al de los reporteros de la época.

En 1929, fundó la empresa Ferrebús Rincón y Cía. de producción de películas criollas junto al poeta, escritor y periodista Manuel Felipe Rugeles (1903-1959). Con el apoyo del gobierno nacional, comenzaron la filmación de dos proyectos: Venezuela, que incluía gran cantidad de escenas naturales del Zulia y los principales estados del país, y otro sobre el progreso científico, comercial, agrícola e industrial que hacía propaganda a la actividad nacional. El 20 de septiembre de 1929 se estrenaron en la ciudad las películas Maracaibo y Por nuestra cordillera que se atribuyen a la empresa de Ferrebús.

La fotografía y el cine iban de la mano al comienzo del siglo XX en el país. Por lo que no es de extrañar que personajes como Alciro Ferrebús Rincón se haya destacado entre ambas disciplinas y que se codeara con otros importantes fotógrafos de la región, como Julio César Soto, Julio Chirinos, Carlos Bermúdez, Lorenzo Maggiolo o el pintor Pedro Villasmil, creador de emblemáticas postales de Maracaibo.

Poco se conoce de este autor en la historia de la fotografía venezolana, más allá de lo que Jesús Ángel Semprúm Parra y Luis Guillermo Hernández pudieron reunir en el Diccionario General del Zulia (2018-Vol. 1) y de lo que algunos cronistas han podido contar en las anécdotas de la capital marabina.

Un Álbum de Maracaibo, fotografías de la ciudad en la década de 1930, es parte del valioso registro de este autor marabino que conservamos en el Archivo Fotografía Urbana.

Imagen de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana
Imagen de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana
Imagen de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana
Imagen de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana
Imagen de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana
Imagen de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana
Imágenes de “Album de Maracaibo”, ca. 1930 / Fotografía de Alciro Ferrebús ©ArchivoFotografíaUrbana