Yo soy el conserje del colegio La Salle

Por Igor Barreto

Yo soy el conserje del colegio La Salle, guardián de cien aulas desde hace más de cuarenta años, y casi ninguno de los estudiantes, ni siquiera los miembros del personal docente o administrativo me conocen.…

Caracas sangrante

Por Igor Barreto

En el manifiesto publicado por Glauber Rocha en los tiempos del Cinema Novo, se decía que la cultura del hambre era la violencia. La afirmación legitimaba un informalismo cinematográfico que en otros ámbitos de la…

Retratos, hitos y bastidores: Rómulo Betancourt y la…

Por Arturo Almandoz Marte

“…Tenemos una hermosa ciudad capital, ciudad vitrina comparable a un pumpá de siete reflejos para un hombre que tuviera los pies descalzos...” Rómulo Betancourt, Posición y doctrina (1958) 1. En vista de las desigualdades urbanas…

Neutral I y II

Por Igor Barreto

Neutral I Este es el reverso de una postal sin remitente ni destinatario. Un esquema gráfico trazado en un cartón de trescientos cincuenta gramos. Por lo tanto, un objeto sin intención y sin destino. Tal…

Retrato, hitos y bastidores: Ramos Sucre, el tío…

Por Archivo Fotografía Urbana

Incluyendo nuevo material fotográfico, esta versión ampliada y revisada de la crónica, originalmente aparecida en 2016 es publicada en ocasión del 130 aniversario del nacimiento y 90 del suicidio del poeta A Alba Rosa Hernández…

A nuestra reina, María Lionza

Por Igor Barreto

Desde Aristóteles a Tolomeo es sabido que el tercer círculo de los cinco en que se divide la tierra corresponde a la "zona tórrida". Los que osen acercarse a esta zona se convertirán en seres…

Retratos, hitos y bastidores: Díaz Sánchez y la…

Por Arturo Almandoz Marte

"No sabía de otro culto que el del placer. Pueblo provisorio, aluvional y fermentado, no pensaba en Dios. Cada una de aquellas almas había dejado su sentido religioso en el pueblo originario allá donde contaban regresar, más…

Oriundo de estas tierras

Por Igor Barreto

Estados Unidos de Venezuela fue alguna vez el nombre de este país. Para mí, estaba bien. La casa de mi niñez no distaba ni tan siquiera un centenar de metros de la orilla del río…